Durante los últimos dos meses ha cambiado mucho nuestra forma de aprovechar los distintos espacios de la casa. En nuestra anterior entrada, ya os presentamos una lista de propuestas para aprovechar y adaptar vuestra casa acorde a las nuevas necesidades. Uno de los cambios más comunes ha sido la integración del teletrabajo, trayendo de cabeza a muchas personas que no han sabido cómo encontrar el confort necesario para trabajar desde casa. En el blog de hoy te damos algunos consejos para conseguir el lugar de trabajo perfecto.

El espacio

Elegir el espacio adecuado es lo más importante a la hora de montar tu pequeña oficina. Te recomendamos que concretes un único espacio de trabajo, que no varíe o cambie dependiendo del momento del día. Si tienes un cuarto libre, no dudes en utilizarlo y convertirlo en tu estudio. Sin embargo, son muchos los hogares a los que no les sobra una habitación, por lo que debemos ser más creativos a la hora de adaptar el teletrabajo.

Busca una esquina del salón a la que no le des mucho uso, o una parte de alguna otra sala que sea más decorativa que funcional. Te aconsejamos que evites las zonas de paso y que trates de delimitar la zona de alguna forma. Puedes utilizar cosas sencillas, como una alfombra, un biombo o un pequeño mueble o decantarte por algo más rotundo, como pintar las paredes de ese espacio de un tono diferente al del resto de la sala. De esta forma, es más fácil concentrarse y asimilar ese entorno como tu lugar de trabajo, tanto para ti como para el resto de miembros de la familia.

La luz

A la hora de trabajar, ya sea en casa o en cualquier otro sitio, la luz general debe proporcional una iluminación directa, de forma uniforme, en todo el entorno de trabajo. La mejor elección es la luz natural por su función reguladora del organismo. De esta forma, te será más fácil establecer unas rutinas y el cuerpo se adaptará con mayor facilidad a los ritmos de trabajo. También, debemos incorporar luz artificial adecuada para acompañar a la natural. Esta luz debe evitar contrastes de iluminación, mejorar la visibilidad y conseguir una claridad homogénea. Además, podemos incorporar algún elemento que proporcione luz focal, como un flexo, para iluminar un punto concreto de nuestra mesa de trabajo.

El mobiliario

Los muebles más importantes son la mesa y la silla de trabajo, ya que estos elementos te ayudarán a conseguir una ergonomía adecuada. Evita utilizar la mesa del comedor o la cocina, ya que es importante que la mesa de trabajo tenga una altura adecuada. Si has elegido un rincón concreto, busca la forma que mejor se adapte: en forma de L, semicircular o rectangular. También, existen mesas plegables que puedes replegar para liberar el espacio cuando no estés trabajando.

En cuanto a la silla, nuestra recomendación es que, si no dispones de una silla adecuada para trabajar, inviertas tu dinero en una. Éste es el elemento esencial para evitar problemas de ergonomía y que te ayudará con las largas jornadas laborales. Intenta conseguir una silla en la que puedas regular la altura, la posición del respaldo, que tenga reposabrazos, ruedas, etc. Otros elementos a considerar, son los elementos de almacenamiento, que te ayudarán a mantener el orden y la organización: utiliza cajones, baldas o archivadores para tus documentos. También puedes incorporar una pequeña pizarra blanca, bandejas o un monitor extra que te ayuden en tu jornada laboral. En este enlace, encontrarás una pequeña guía sobre recomendaciones de ergonomía para tu espacio de teletrabajo

Esperamos que estos consejos te ayuden a crear un espacio de teletrabajo idóneo para ti. Si quieres pedir presupuesto para reformar tu hogar no dudes en ponerte en contacto con nosotros.